MENÚ PRINCIPAL
Inicio
Morral de Noticias
Directorio D.L.E.
Perfiles
¿Quién está en línea?
Tenemos 36 invitados conectado(s)



Día de la Tierra: Un mini jardín botánico ilumina a Engativá
Morral de noticias
Martes, 22 de Abril de 2014 17:35

Día de la TierraDos maestras de biología del colegio Magdalena Ortega de Nariño son las creadoras del ‘único universo verde’ de esta localidad. ¡Adiós al gris, bienvenido para siempre el aire puro!

Certificado por el Jardín Botánico de Bogotá como uno de los 10 colegios más verdes de Bogotá, el Magdalena Ortega de Nariño es el único plantel educativo oficial que tiene en sus entrañas un ‘mini’ jardín botánico, el cual lleva el lema de ‘Construye una cultura ambiental’.

Es el proyecto de Lupe Niño y Helena Rodríguez, para quienes fueron incontenibles las ganas de sentir el dulce olor de las flores y tener a la mano los beneficios de las plantas medicinales y aromáticas. Por esto, se embarcaron en la creación de este universo verde entre tanto cemento gris. “Queremos que todos los estudiantes protejan y cuiden la flora y la fauna que los rodea” asegura la profe Helena.  

La Secretaría de Educación del Distrito en convenio con el Jardín Botánico y en el marco del Proyecto de Educación para la Ciudadanía y la Convivencia, busca potenciar las capacidades ambientales de las niñas, niños y jóvenes a través de mejores entornos de aprendizaje. Es por esto que las Magdalenenses lideran este nuevo espacio a través de la  implementación de jardines, arbolados y muros verdes. “Es una iniciativa que nos ha sacado de la cotidianidad para crear e ingeniar responsabilidad ambiental en la ciudad de cemento” agrega Rodríguez.

Con materas, tierra, traperos y escobas, empezó desde el 2013 en un aula de cemento, a través del proyecto transversal ‘Mujer y género’, esta iniciativa escolar que atraería la atención de las estudiantes, quienes ahora aseguran que las plantas y la tierra les ha brindado una infinita sensación de felicidad, pureza y tranquilidad. “Es algo difícil de describir. Es un lugar mágico” afirma Estefany Gutiérrez, estudiante de grado octavo.  

Día de la Tierra

“Ingresar al aula no es como todos se lo imaginan. No es grisosa ni oscura, ahora es un paraíso vivo” asegura Helena, mientras observa el afiche que rodea el ‘mini’ jardín que representa en cartulina, foami y papel periódico los bosques, páramos y desiertos de Colombia, además de señalar las plantas que ahora habitan este espacio natural. “Las nuevas huéspedes son las hortalizas, cactus, violetas y rosarios” agrega la docente con una sonrisa en su rostro.

Aunque Lupe y Helena sabían que armar un ‘mini’ jardín no sería fácil, pero tampoco se necesitaba de ‘expertos’, ellas aseguran que solo han sido necesarios el amor y el compromiso con el medio ambiente lo que las ha llevado a tener una vida escolar ecológica. La profe Lupe asegura, por esto, “es un placer vivir entre plantas, verlas crecer y brindarles lo que necesitan”.

El paraíso verde

Al principio, las maestras solo tuvieron que escoger el sitio perfecto, que resultó siendo el aula abandonada del tercer piso con pupitres en mal estado. Luego de ‘tantear el terreno’ las docentes se pusieron los guantes negros y empezaron a desalojar el espacio.

“Siguiendo un largo proceso de aseo, el espacio recobro vida” afirma Rodríguez, quien agrega que el ‘mini’ jardín surgió con la idea de rescatar las prácticas antiguas heredadas de los pueblos indígenas para buscar formas alternativas de proteger la tierra y la fauna.

Después de unos meses de cuidado y entrega al jardín, todo dio resultado. Las estudiantes rodeadas de plantas grandes y pequeñas, saben que es importante llevar una vida armónica con el medio ambiente acorde con la sabiduría ancestral de nuestros pueblos indígenas. “La naturaleza lo es todo. Sin ella no podríamos vivir” asegura Estefany Gutiérrez, quien finaliza diciendo que el ‘mini’ universo es genial para relajarse y tomar la buena energía que brindan las plantas.